Encuentra tiendas con Flanax cerca de ti

Fiebre

Qué es

La fiebre es una temperatura corporal más alta de lo normal, generalmente superior a los 100.4 grados Fahrenheit (38 grados Celsius) o más. Puede averiguar si tiene fiebre usando un termómetro para medir la temperatura. La temperatura corporal promedio es de 98.6 °F o 37 °C. Cuando la temperatura de su cuerpo aumenta algunos grados por encima de lo normal, es una señal de que su cuerpo está combatiendo una infección y generalmente no es motivo de preocupación. En estos casos, la fiebre es la respuesta deseable, ya que significa que su cuerpo es lo suficientemente saludable como para combatir las infecciones. Por esta razón, no siempre es una buena idea tratar de bajar la fiebre demasiado rápido. Sin embargo, una fiebre que supere los 102 °F o 38.9 °C debe tratarse.

Causas

La fiebre o calentura tiene muchas causas y puede ser un síntoma de casi cualquier enfermedad. La fiebre ayuda a su cuerpo a combatir infecciones al estimular su sistema inmunológico: la defensa natural de su cuerpo. Al aumentar la temperatura de su cuerpo, la fiebre dificulta la supervivencia de las bacterias y los virus que causan infecciones. Entre las causas más comunes que provocan fiebre se encuentran:

  • Resfriados o gripe
  • Dolor de oído
  • Bronquitis
  • Neumonía
  • Faringitis estreptocócica
  • Infecciones del tracto urinario
  • Mononucleosis
  • Coágulos de sangre
  • Quemadura solar extrema
  • Comida envenenada o infección estomacal
  • Algunos medicamentos, incluyendo antibióticos.
  • Algunas inmunizaciones, como la difteria o el tétanos (en niños)
  • Dentición (en bebés)

Sin embargo, si usted o un ser querido están experimentando una temperatura corporal más alta de lo normal y no tienen otros síntomas de enfermedad, no asuma que algo está mal. La temperatura corporal de una persona cambia a lo largo del día y varía con muchas actividades y emociones normales. Por ejemplo, el estrés, la excitación, el uso de ropa extra, alimentos, ciertos medicamentos, el ciclo menstrual de una mujer y el ejercicio pueden elevar la temperatura corporal. Además, los niños tienden a tener una temperatura corporal ligeramente más alta que los adultos.

Síntomas

Dependiendo de la causa de la fiebre, los síntomas adicionales de una fiebre pueden incluir:

  • Sudoración
  • Temblores
  • Dolor de cabeza
  • Resfriado
  • Dolor muscular
  • Pérdida de apetito
  • Deshidratación
  • Tez enrojecida
  • Poca energía

Desde los ojos hundidos, hasta sed excesiva, si alguno de los siguientes síntomas se presenta en un adulto visite a un médico de inmediato:

  • Ojos hundidos, sin lagrimas
  • Menor cantidad de orina o sed excesiva
  • Orina más oscura de lo normal
  • Rigidez en el cuello, confusión o irritabilidad
  • Calambres nuevos o severos
  • Dolor de cabeza severo
  • Inflamación en la garganta
  • Dolor abdominal
  • Dolor al orinar
  • Debilidad muscular
  • Los síntomas empeoran o hay nuevos síntomas
  • Fiebre después de un viaje al exterior
  • Fiebre que dura más de dos días
  • Fiebre alta acompañada de una erupción en la piel
  • Fotofobia (sensibilidad a la luz)
  • Convulsiones
  • Vomito persistente
  • Dificultad para caminar o respirar
  • Dolor en el pecho
  • Alucinaciones

Además, en el caso de fiebre en niños y bebés, deberá acudir al doctor en los siguientes casos:

  • Cualquier momento en que un niño menor de seis meses tenga fiebre
  • Cada vez que un niño de entre seis meses y un año tenga una fiebre que dura más de 24 horas
  • Una fiebre que permanece por encima de los 103 °F o 39.5 °C más de dos horas después del tratamiento en el hogar
  • Confusión
  • llanto inconsolable
  • El contacto visual es limitado
  • Parece inquieto o irritable
  • Lo han vacunado recientemente
  • Tiene una enfermedad médica grave o un sistema inmunológico comprometido
  • Recientemente ha estado en otro país

Cualquier fiebre en un adulto que supere los 105 °F o 40.5 °C y no baja con tratamiento es una emergencia médica que pone en peligro la vida y debe ir con su médico de inmediato.

Prevención

Limitar la exposición a agentes infecciosos es una de las mejores maneras de prevenir la fiebre. Los agentes infecciosos a menudo hacen que la temperatura corporal aumente. Aquí hay algunos consejos que pueden ayudar a prevenir su exposición:

  • Lávese las manos con frecuencia, especialmente antes de comer, después de usar el inodoro y después de estar rodeado de un gran número de personas.
  • Muestre a sus hijos cómo lavarse las manos adecuadamente. Indíqueles que cubran el frente y el dorso de cada mano con jabón y enjuáguelos con abundante agua tibia.
  • Lleve desinfectante de manos o toallitas antibacteriales con usted. Pueden ser útiles cuando no tiene acceso a agua y jabón.
  • Evite tocarse la nariz, la boca o los ojos. Hacerlo facilita la entrada de virus y bacterias en su cuerpo y causa una infección.
  • Cubra su boca cuando tose y su nariz cuando estornuda. Enseña a tus hijos a hacer lo mismo.
  • Evite compartir tazas, vasos y utensilios para comer con otras personas.

Tipos

La fiebre se puede clasificar de acuerdo a distintos tipos y patrones. Entre ellos están por su a) duración, por su b) rango de temperatura, así como por su c) frecuencia.

  • Por su duración
    • Fiebre aguda: menor a 7 días, provocada por infecciones virales.
    • Fiebre sub aguda: menor a 2 semanas, provocada por la fiebre tifoidea, entre otras.
    • Fiebre crónica o persistente: mayor a 2 semanas, provocada por infecciones bacterianas crónicas como tuberculosis, VIH y cáncer.
  • Por su rango de temperatura
    • Rango normal: 98.6–100.4 °F (37–38 °C).
    • Rango bajo: 100.5–102.2 °F (38.1–39 °C).
    • Rango Moderado: 102.2–104.0 °F (39.1–40 °C).
    • Rango Alto: 104.1–106.0 °F (40.1–41.1 °C).
    • Hiperpirexia: >106.0 °F (>41.1 °C).
  • Por su frecuencia
    • Sostenida o continua: cuando su fluctuación es menor a 1.5 °F (1 °C) en 24 horas, pero no se normaliza.
    • intermitente: cuando la fiebre se presenta durante varias horas en el día, pero no todo el tiempo.
    • Remitente: cuando fluctúa más de 3 °F (2 °C) pero no se normaliza.

Las fiebres que existen durante días o semanas sin explicación se llama fiebre de origen desconocido (FOD).

Diagnóstico

La mejor manera de medir la temperatura corporal en casa es usando un termómetro insertado por vía oral, rectal, axilar (debajo del brazo) o usando un instrumento especial que se vende comúnmente en tiendas que se inserta en el oído y mide la temperatura del tímpano.

Aunque la temperatura corporal promedio de cada persona es diferente, en general una temperatura corporal superior a los 98.6 °F (37 °C) o más en adultos se considera fiebre.

Un diagnóstico médico implica una evaluación de su historial así como un examen físico completo. Así, el médico podrá conocer la causa de la fiebre. Si el médico no está seguro en este momento, el médico podría ordenar pruebas de laboratorio adicionales para su diagnóstico.

Algunas de las preguntas que el médico podrá hacer son:

  • ¿Cuándo comenzó la fiebre?
  • ¿Qué otros síntomas tiene?
  • ¿Cuál es el estado de inmunización de la persona?
  • Cualquier viaje reciente
  • Cualquier exposición a personas enfermas en el trabajo o en casa
  • Cualquier medicamento tomado o uso de drogas ilícitas
  • Exposición a los animales
  • Historial sexual
  • Cirugías recientes
  • Cualquier enfermedad médica subyacente.
  • Alergias

Tratamientos

Si su fiebre es menor a 101 °F o 38.3 °C en adultos, entonces no se recomienda tratamiento médico. En casos donde la temperatura sea mayor, algunos remedios caseros para bajar la fiebre son:

  • Use ropas ligeras
  • Asegúrese de que la habitación en la que se encuentre no esté demasiado caliente
  • Asegúrese de tomar muchos líquidos, la fiebre aumenta la sudoración, lo que puede provocar deshidratación
  • No tome alcohol, ya que podría empeorar la deshidratación
  • Tome un baño regular o un baño de esponja con agua tibia
  • Descanse lo suficiente
  • Tome un medicamento para la fiebre de venta libre como Flanax, que permitirá controlar el dolor y reducir la calentura.

Para temperaturas más altas, hay muchos métodos efectivos para controlar la fiebre. Los enfoques más comunes incluyen medicamentos como la aspirina, el paracetamol y el ibuprofeno. Si tiene un niño menor de 17 años que tiene fiebre, NO le dé aspirina al niño. La aspirina en adolescentes y niños puede causar el síndrome de Reye, una enfermedad a veces fatal. Tomar un baño tibio (alrededor de 98 °F o 36.6 °C) también puede ayudar a bajar la temperatura del cuerpo.

Otros datos

  • La fiebre es uno de los signos médicos más comunes.
  • Representa cerca del 30% de las visitas médicas de niños.
  • Se presenta en hasta el 75% de los adultos que están gravemente enfermos.
  • Si bien la fiebre es un mecanismo de defensa útil, el tratamiento de la fiebre no parece empeorar los resultados.
  • Los padres y los profesionales de la salud consideran que la fiebre es más preocupante de lo que generalmente se merece, un fenómeno conocido como fobia a la fiebre.
  • Alrededor del 5% de los adultos en una sala de emergencias tienen fiebre.
  • Varios tipos de fiebre se conocían desde el 460 al 370 AC cuando Hipócrates estaba practicando la medicina. También quedó claro en esta época que la fiebre era un síntoma de la enfermedad más que una enfermedad en sí misma.

Referencias